domingo, 18 de dezembro de 2011

VINDE E VEDE!

Recuerda las esperanzas que yo puse en ti al llamarte. Tu infidelidad nunca supone para mí una decepción, si tú, sincero, abres tu vida a mi misericordia.

Vive en la alegria de saberte sempre amada. Pase lo que pase, yo nunca te dejaré, ni dejaré de creer en ti. Hagas lo que hagas, nunca dejaré de esperar tu retorno al camino fiel.


El Señor me hablo en el camino 


 Gracias Señor!
Hagase en mí!